UN PLANETA ESCURRIDIZO

¿ SON DISTINTOS NOMBRES DE UN MISMO PLANETA O UN SOL MUERTO  ?

En el mismo que da origen a los ahora muy conocidos “Anunakis”

Para  comprender el empeño de Samuel en descubrir los entresijos ocultos de muchas de las señales y símbolos que se encuentran en las culturas de tribus como la de los Dogón , leemos en su libro datos que no dejan lugar a dudas sobre la visita de seres del cielo  que hace unos 6000 años visitaron la Tierra prometiendo que volverían..

nibiru 3

 

.
 

Con su primer trabajo , este joven  Investigador  esta revolucionando y recorriendo todos los programas  relacionados con el mundo del misterio haciendo entrevistas o colaborando con otras publicaciones bien conocidas y de prestigio mundial como Año Cero , Phenomena Magazine. Espacio en Blanco. y un largo etc.

Quisiera dejar patente la buena disposición de Sam  en todo momento al apoyar el Café  Ovni Valencia y divulgar este proyecto del que  ya forma  parte de nuestro equipo.

Esta es una sintesis  concentrada y muy interesante de las investigaciones que se recogen en este volumen de 317 paginas que podemos obtener un formato de tapa dura y blanda y en este enlace de su pagina web:http://www.nibirusam.com/

nibiru-si-no-existe-habra-que-inventarlo

Envueltos por el velo del tiempo y, habitando multitud de mitos y leyendas de culturas cuyas raíces se hunden más allá del II milenio a.C., encontramos varios elementos que incansablemente se repiten una y otra vez. Se trata de historias que describen el encuentro de nuestros antepasados con seres de otros mundos, o sea, con extraterrestres, si damos por válido su testimonio. Misteriosamente, dichas narraciones se asemejan tanto entre ellas, que resulta inevitable considerar que describen el mismo escenario; pues tanto los hechos en si como las criaturas que los protagonizan, básicamente son idénticos.

Sin embargo, lo verdaderamente significativo sale a relucir cuando examinamos las referencias existentes respecto al lugar de origen, de aquellos ya lejanos en el tiempo, hipotéticos visitantes del espacio. Y, sometiendo estas narraciones al más profundo y escrupuloso análisis comparativo, la presión es tal, que terminan por arrojar conclusiones mucho más que relevantes para el hombre moderno y el mundo que le rodea.

Siempre según estas tradiciones sagradas, con toda probabilidad, hace ya 5 milenios fuimos visitados por una raza extraterrestre (o así lo quisieron dar a entender) cuyo testimonio se niega a desaparecer y todavía perdura inmerso en numerosos mitos y cosmogonías. Vinieron a la Tierra en el interior de “vehículos resplandecientes” directamente desde su lugar de origen, NIBIRU, un astro -¿planeta?- que recorre sin cesar las profundidades del Sistema Solar, y que ahora vamos a redescubrir con todo su esplendor para que pueda ocupar su lugar correspondiente en nuestra sociedad actual.

En “NIBIRU, si no existe habrá que inventarlo“, se propone un recorrido tras las huellas del astro. Aunque más que huellas resulta una biografía entera, avalada por los testimonios de los más grandes sabios del pueblo Dogón y los vestigios que nos han llegado tanto del Antiguo Egipto como de la vieja Mesopotamia. El viaje no sólo nos transportará hasta Mali o al Egipto de la época de las pirámides, sino que además penetrará en la mente de aquellos que compusieron su historia. Sin duda recorreremos un itinerario apasionante que no dejará a nadie indiferente, marcando un antes y un después, porque en esta obra… no hay espacio para cabos sueltos, ni se deja nada en el aire.

Babilonia

A partir de mediados del III milenio a.C. y hasta los primeros compases de nuestra era, en Mesopotamia, florecieron numerosos reinos e imperios que formaban parte de una misma unidad cultural cuyos orígenes se remontaban a los célebres Sumer y Akad. Babilonia fue uno de los más destacados, con reyes de la talla de Hammurabi.

También de procedencia babilónica aunque de época tardía, hubo un sacerdote llamado Beroso que dejó constancia de cómo sus antepasados tuvieron un encuentro con unos extraños seres que salieron del Golfo Pérsico. Eran mitad pez mitad humanos, y según una antiquísima tradición, instruyeron a los hombres en todo tipo de artes y ciencias. Se les denominaba “apkallus”; los muy sabios, los mismos que los modernos hemos catalogado simplemente como “héroes civilizadores”.

Existen varias referencias que ya los nombran durante el período sumerio. Pero… ¿realmente son sólo mitológicos estos personajes? Diversos relatos derivados de los escritos de Beroso, contaban que dichos seres se tiraban al mar desde el interior de un “huevo luminoso”.

Otra cosa a destacar en los pueblos mesopotámicos fue el cultivo de unos conocimientos astronómicos muy desarrollados, los cuales jamás se igualarían hasta la llegada de Ptolomeo. Prueba de ello, entre muchas otras, son las tablillas de escritura cuneiforme que componen el Enuma Elish, el Mul Apin y distintos “astrolabios”, en cuyo seno encontramos un astro muy especial. Se trata de NIBIRU, y su trayectoria resulta similar en parte a la de un cometa. Sus principales señas de identidad son tres: color rojizo, cruza el cielo de Sur a Norte y, “dirige” a los demás astros del Sistema Solar.

¿Sería un cometa?…o ¿sería un planeta?

Tal era su importancia que estaba vinculado al dios más importante y poderoso de Babilonia, su protector, pues Nibiru no era ni más ni menos que “la estrella de Marduk”.

Antiguo Egipto

Los héroes civilizadores del Antiguo Egipto  no son otros que los “Shemsu Hor” u mensajeros de Horus, un grupo de “dioses” que aunque provenían del cielo también llegaron desde el mar al País del Punt, donde los egipcios solían enviar expediciones a menudo de carácter comercial ¿Eran reales?¿o por el contrario legendarios? Al menos entre la gente del Valle del  Nilo los tenían como seres de carne y hueso.

En la tierra de las pirámides por excelencia también destacó la astronomía desde los inicios de su civilización, y sobre todo, se utilizaba para el cómputo del tiempo. Pero además, distintos elementos astronómicos como ciertas estrellas o constelaciones se habían fundido con la religión, en especial uno por encima del resto. Su nombre: Horus de la Duat.

Hablamos de un astro que aunque ya se conocía antes, aparece como uno de los principales protagonistas de los “Textos de las Pirámides”. Igual que Nibiru, parece que cruza el cielo de Sur a Norte y dirige a todos los  demás, pues se dice de Horus que “es la estrella que está a la cabeza del cielo”. Por si fuera poco, también recibe el curioso epíteto de “estrella de la corporación de los dioses” ¿Nos estarían indicando, y no nos enteramos, los antiguos egipcios con esta etiqueta el lugar de procedencia de los Shemsu Hor?

La sombra de Horus de la Duat se prolongaría durante todo el imperio egipcio; parece que bajo nombres similares se siguió manifestando en los “techos astronómicos” primero, y más tarde en el Zodíaco de Dendera. Un zodíaco que, aparte de ser una composición artística exquisita sobre los cielos nocturnos, ahora por fin, después de su 2000 cumpleaños, ha revelado todos sus misterios al completo. Narran la historia del astro-dios Halcón, cuyo rostro es la esfinge de Gizeh.

Los Dogón

Tanto en el Antiguo Egipto como en Babilonia, que son dos grandes imperios desaparecidos desde hace mucho tiempo, nos encontramos con que el sentido de algunas de sus tradiciones se ha

perdido por completo aunque conservemos inmensas cantidades de sus vestigios. Con lo cual, resulta difícil determinar el grado de realidad que le otorgaban sus pobladores a aquellos dioses instructores de antaño.

No ocurre lo mismo con el pueblo Dogón, sus tradiciones milenarias más sagradas continúan vivitas y coleando en el corazón de Mali. Aseguran que en la antigüedad recibieron una visita de seres con aspecto semihumano y de pez; seres EXTRATERRESTRES. Los llaman “Nommos”, y misteriosamente su descripción coincide con la de sus  equivalentes babilonios Apkallus.

Dicen que llegaron a la Tierra en el interior de un “arca resplandeciente”, sin embargo, existe otro detalle que brilla muchísimo más. Pues habían venido desde un astro al que identificaban por el nombre de Ie Pelu Tolo: “la estrella de la décima luna”. Quizá un planeta, su particular NIBIRU, desconocido para nosotros, los del ahora, que forma parte de nuestro Sistema Solar y, cuyas señas de identidad se repiten respecto a sus homólogos mesopotámico y egipcio: astro rojizo, que cruza los cielos de Sur a Norte y además, “guía” al resto de astros.

SAM

Biografía

Samuel García Barrajón, SAM. Nací en Valencia (1980), España. Desde muy temprana edad afloró en mi persona una curiosidad insaciable por todo tipo de conocimientos y, en especial, por aquello que resulta misterioso u enigmático. Esta particularidad, unida a cierta facilidad para la profundización, me han convertido irremediablemente en investigador sobre mis pasiones: entre otras, el estudio y la comparación de diversas mitologías. Ahora, por primera vez, después de 7 años de intensa actividad vocacional, examinando el pensamiento simbólico que acompaña al hombre y el cosmos que le rodea, desde varios enfoques y de forma autodidacta e independiente, he decidido compartir abiertamente sus inquietudes con el mundo.

Y digo yo:

NIBIRU se muestra como un astro, planeta o cometa, asentado en nuestro Sistema Solar y, este libro, reúne suficientes datos como para que un astrónomo sepa por dónde empezar a buscar y termine localizándolo, además de contener muchas posibles respuestas relacionadas con el origen de la vida. ¿Por qué? Porque a lo largo de muchos años he documentado y reunido información de lugares como Egipto, Babilonia, Mali o Ecuador en donde aseguran que en la antigüedad, nuestros antepasados tuvieron un encuentro con seres venidos de las estrellas, relacionados o procedentes precisamente de este cuerpo celeste.

No soy oportunista, ni busco amarillismo o fama. Me apasiona desenmascarar enigmas, realmente disfruto descifrando cuestiones ocultas pero lo que le da un sentido real a mi labor es

compartirlo con los demás. Que la gente conozca lo que he investigado y que a partir de ahí, forme su opinión.

Encontrar respuestas a todas las preguntas que me planteaba y regalárselas al mundo son mi principal motivación y aportación, no sólo a la humanidad en general sino a cada una de las personas de este planeta, ávidas de conocimiento, orientación y una sólida teoría que puede explicar y dar sentido a varios episodios desconocidos de nuestra existencia.

_DSC0062

Anuncios

Acerca de cafeovnivalencia

Creador y coordinador deL CAFÉ TEMÁTICO SOBRE EL MISTERIO ( Café Ovni Valencia ) Google+
Esta entrada fue publicada en ARTICULOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s